Skip links

Visita A Guarda

O Muíño, A Lamiña, A Armona y O Codesal
En el privilegiado entorno natural que forma la desembocadura del río Miño se localizan estas cuatro playas a lo largo de los últimos dos kilómetros de la desembocadura y que forman una perfecta unidad.

Además de ofrecer unas vistas inmejorables hacia Portugal y la desembocadura del río, estos arenales están delimitados por un pinar que invita al descanso y ofrece sombra para los días calurosos de verano. Estas playas de gran valor natural y paisajístico forman parte del recorrido de la ruta PR-G160 Desembocadura del Miño. Las playas fluviales se ven afectadas por la marea, por lo que el grado de salinidad aumentará cuando la marea suba río arriba. También influirá en la temperatura de las aguas, con carácter oceánica con la marea alta y fluvial con marea baja.

​Area Grande, Fedorento y O Carreiro
Son pequeñas calas abiertas al océano y que se encuentran a poca distancia entre ellas y unidas por el Sendero Azul y la Ruta de las Cetarias.

Son ideales para el baño y otras actividades como la pesca submarina. Sus aguas yodadas están reconocidas por las propiedades beneficiosas para la salud, ideales para mejorar las enfermedades reumáticas y dermatológicas.
Las playas marítimas ofrecen unos atardeceres espectaculares.

Sendero Azul
A Guarda cuenta desde 2013 del distintivo Sendero Azul en reconocimiento al itinerario que enlaza las dos playas del municipio que cuentan con el galardón de Bandera Azul: O Muíño y Area Grande.

La Senda Litoral: ​Playa O Muíño – Playa Area Grande (SA-3606) así denominada permite descubrir los valores naturales y etnográficos de casi la totalidad de la costa Atlántica de A Guarda a lo largo de los 5,6 km de recorrido.

El Sendero Azul comienza en plena desembocadura del Miño, en la playa de O Muíño, y siguiendo la Senda Litoral inaugurada en 2010 recorre la costa atlántica hasta el Puerto pesquero, continúa hasta la playa de Area Grande donde enlaza con la Ruta de las Cetarias. Durante un pequeño tramo Ruta de las Cetarias y Camino de Santiago de la Costa se funden en un mismo itinerario que continúa hasta el límite del ayuntamiento de A Guarda con el vecino Rosal.

Además de ofrecer unas vistas inmejorables hacia Portugal y la desembocadura del río, estos arenales están delimitados por un pinar que invita al descanso y ofrece sombra para los días calurosos de verano. Estas playas de gran valor natural y paisajístico forman parte del recorrido de la ruta PR-G160 Desembocadura del Miño. Las playas fluviales se ven afectadas por la marea, por lo que el grado de salinidad aumentará cuando la marea suba río arriba. También influirá en la temperatura de las aguas, con carácter oceánica con la marea alta y fluvial con marea baja.

​Area GrandeFedorento y O Carreiro
Son pequeñas calas abiertas al océano y que se encuentran a poca distancia entre ellas y unidas por el Sendero Azul y la Ruta de las Cetarias.

Son ideales para el baño y otras actividades como la pesca submarina. Sus aguas yodadas están reconocidas por las propiedades beneficiosas para la salud, ideales para mejorar las enfermedades reumáticas y dermatológicas.
Las playas marítimas ofrecen unos atardeceres espectaculares.

Sendero Azul
A Guarda cuenta desde 2013 del distintivo Sendero Azul en reconocimiento al itinerario que enlaza las dos playas del municipio que cuentan con el galardón de Bandera Azul: O Muíño y Area Grande.

La Senda Litoral: ​Playa O Muíño – Playa Area Grande (SA-3606) así denominada permite descubrir los valores naturales y etnográficos de casi la totalidad de la costa Atlántica de A Guarda a lo largo de los 5,6 km de recorrido.

El Sendero Azul comienza en plena desembocadura del Miño, en la playa de O Muíño, y siguiendo la Senda Litoral inaugurada en 2010 recorre la costa atlántica hasta el Puerto pesquero, continúa hasta la playa de Area Grande donde enlaza con la Ruta de las Cetarias. Durante un pequeño tramo Ruta de las Cetarias y Camino de Santiago de la Costa se funden en un mismo itinerario que continúa hasta el límite del ayuntamiento de A Guarda con el vecino Rosal.

Leave a comment

Name*

Website

Comment